viernes, 22 de octubre de 2010

¿Por qué una Ley contra el Racismo en Bolivia es necesaria?





La Ley contra el Racismo y toda forma de Discriminación, promulgada en Bolivia, el 8 de octubre de 2010, a iniciativa de sectores de la Sociedad Civil, entre los cuales figura la Red contra el Racismo,  y de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, con el fin de promover la prevención y la sanción de actos de racismo y toda forma de discriminación,  provocó una protesta  nunca antes vista en el país por parte de los dueños de medios de comunicación, asociaciones de periodistas y trabajadores de la prensa.

Los propietarios de medios y algunos sectores de periodistas se oponen a dos de los 24 artículos de la Ley. El artículo 16 dice que "el medio  que autorizare  y publicare  ideas racistas y discriminatorias será pasible a sanciones económicas y suspensión de licencia de funcionamiento, sujeto a reglamentación". 

El artículo 23 señala: "Toda persona que arbitraria e ilegalmente restrinja, anule o menoscabe o impida el ejercicio de derechos individuales o colectivos por motivos de raza, origen nacional o étnico, color ascendencia, pertenencia a naciones y pueblos indígenas originario campesinos o pueblo afroboliviano o uso de su vestimenta o idioma propio, será sancionado con pena privativa de la libertad de tres a siete años".

Este artículo en su inciso ii  anota: "Que la persona que por cualquier medio difunda ideas basadas en la superioridad o en el odio racial, o que promueva y/o justifique el racismo o toda forma de discriminación, por los motivos descritos o incite a la violencia o a  la persecución de personas o grupos de personas, fundados en los motivos racistas o discrminatorios, será sancionado con la pena privativa de libertad de no a cinco años".

Inciso I. La sanción será agravada cuando el hecho sea cometido por servidores públicos
Inciso II. Cuando el hecho sea cometido por un trabajador o una trabajadora de un medio de comunicación o propietario del mismo no podrá alegar  inmunidad ni fuero alguno".

La Ley contra el Racismo, aprobada por la Cámara de Diputados, no surgió de la idea de unas cuantas personas, es el resultado de la reflexión y maduración y de la necesidad frente a los dramáticos sucesos que se vivieron en el país en los últimos años, los mismos que denotan un alto componente racista:.

Agresiones contra constituyentes indígenas hombres y mujeres en Sucre, en el contexto de la Asamblea Constituyente, entre 2007 y 2008 y las persecusiones y palizas públicas  contra mujeres indefensas, en Santa Cruz, en 2007. A estos hechos se suman abril de 2008, en los con los sucesos violentos en Cuevo, Chaco boliviano, cuando una comisión dirigida por el viceministro de Tierras de entonces, Alejandro Almaraz, e integrada por dirigentes de la Asamblea del Pueblo Guaraní, que pretendía iniciar el saneamiento de tierras y liberar a familias guaraníes en situación de servidumbre en las haciendas del lugar, fue  atacada violentamente por los hacendados,  con la complicidad y  provocación de algunos medios.

Luego vino mayo, en Sucre,  2008, con las graves ofensas y humillaciones a los indígenas, entre ellos dirigentes y alcaldes de municipios locales, antecedidas por un clima de provocación e insidia alimentada, esta vez, por algunos medios de comunicación, y  la masacre de Pando, en septiembre de 2008, (13 indígenas muertos) escenario en el cual los medios jugaron un papel inaceptable distorsionando los hechos ocurridos y haciendo ver que lo que fue una emboscada planificada y deliberada contra  una marcha pacífica había sido un enfrentamiento, una respuesta a la provocación.





En octubre de 2008, en la ciudad de La Paz, más de un centenar de organizaciones, personas individuales y colectivas se reunieron espontáneamente para llevar a cabo el primer encuentro de lo que se llamaría la Red contra el Racismo, la Discriminación y la Impunidad.  Una de sus conclusiones fue promover y no descansar en el país hasta tener una ley contra el racismo.  

Un punto que apareció entre las conclusiones del encuentro  se refería a los medios: “Los medios de comunicación han comenzado a adoptar una actitud que va más allá de su función de informar y se han convertido en factores que alientan el enfrentamiento y la violencia entre bolivianos”.

En mayo de 2009, el Seminario Nacional contra el Racismo y la Discriminación, llevado a cabo en Sucre, abierto a todo público, volvió a abordar el tema de los medios de comunicación. 

La mesa  de trabajo sobre Medios analizó la situación de los medios de comunicación en Bolivia.

  • Los medios de comunicación difunden estereotipos totalmente prejuicios y racistas.
  • Los simples casos delictivos los han comenzado a llamar “justicia indígena”.
  • Dan amplia cobertura a todos los hechos negativos en los que intervienen pueblos indígenas, pero poco espacio para las cosas positivas. 
  • Los estereotipos actuales son: indígenas peligrosos, violadores de la ley, ignorantes, no razonan, no piensan.
  • Una Ley contra el Racismo debe incluir a los medios de comunicación: internet, web, radios locales.
  • Los medios deben contribuir a una campaña contra el racismo.  Hay muchos que trabajan con valores democráticos.
  • El derecho a la opinión y libertad no es derecho exclusivo de los medios ni de los periodistas.

En julio de 2009, el Taller “Propuesta, crítica y análisis de Anteproyectos de Ley  contra el Racismo y la Discriminación”, que se llevó a cabo en La Paz, organizado  por el Viceministerio de Descolonización y la Defensoría del Pueblo y la Universidad Cordillera, con auspicio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos,  dirigido por el entonces viceministro Roberto Choque, y por la Dirección de Lucha contra la Discriminación, a cargo  de Mónica Rey, hizo un recuento de todas las iniciativas ciudadanas y legislativas existentes en el país, con miras a un proyecto de Ley.

En esa oportunidad, se analizaron cinco  proyectos de ley contra el racismo en Bolivia presentados por diferentes grupos e instituciones  como insumos para elaborar una propuesta integral

Las mesas de trabajo volvieron a incorporar el tema de los medios:

  •  Los medios de comunicación deben ser considerados  en un instrumento legal ante la ausencia de mecanismos efectivos para su regulación.  La auto-regulación es un mito, tampoco han tenido efecto los creados defensores del lector o tribunales parecidos.    Ley de Imprenta de 1925  es obsoleta, fue hecha cuando no habían radios ni televisión.
  • Los medios de comunicación crean estereotipos racistas y difunden ideas racistas: los collas son conflictivos, son vengativos y revanchistas en tanto que los cambas son trabajadores.
  • Hay medios que difunden estereotipos racistas de ambos lados, también se insulta a los que usan corbata, a los “k'aras”  (blancos)  a quienes se estereotipa como de derecha, fascistas, etc.
  • Los medios tienen doble discurso. Pagan mal a los periodistas, no les dan seguridad laboral ni social,  y dicen defender los derechos humanos pero los violan. Muchos periodistas no pueden jubilarse porque los empresarios no han puesto sus aportes a las AFPs.

En abril de 2010, a convocatoria de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, dirigida por la diputada Marianela Paco, se llevó a cabo un taller, en el Hotel Presidente, de La Paz,  en el que diversas organizaciones expresaron su vocación de trabajar en un proyecto de Ley.

La Comisión de Derechos Humanos  presentó una propuesta de proyecto de Ley contra el Racismo, al igual que la Red contra el Racismo que tenía propuestas en borrador. Las organizaciones de diverso tipo, entre las cuales figuraba la Red, decidieron elaborar una propuesta conjunta,   introduciendo  criterios recogidos por la sociedad civil desde 2008.

Un primer borrador del proyecto fue presentado públicamente en mayo de 2010, en Sucre, por  Marianela Paco, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos   de la Cámara de Diputados, que distribuyó el proyecto a la prensa y a la población con el fin de enriquecer el documento.

El proyecto definitivo, entre tanto, continúo avanzando, incorporando   a los medios  de comunicación  -a pedido de la sociedad civil-  y demandando de ellos responsabilidad y estableciendo sanciones pecuniarias y cárceles a periodistas y medios que difundan y hagan apología del delito del racismo.

En julio de 2010,   la propuesta de proyecto de Ley contra el Racismo y toda forma de discriminación fue presentada en La Paz por la comisión de Drechos Humanos de la Cámara de Diputados, el Viceministerio de Descolonización, el Defensor del Pueblo y la Sociedad Civil, luego de numerosas reuniones para consensuar en la presentación del documento.

El proyecto de  ley  aborda todos los ámbitos y dispone la necesidad que el Estado adopte políticas integrales para luchar contra la discriminación y racismo.

El Art. 16 sobre medios  establece claramente que se debe elaborar un reglamento que defina claramente las responsabilidades, con participación de las organizaciones de periodistas y propietarios de medios. La Red propone trabajar en los siguientes puntos:

  • Responsabilidad de la fuente de información
  • Responsabilidad de los medios
  • Responsabilidad de los medios y periodistas frente a la propaganda y la apología de un delito como el racismo. 
  • Sanciones graduales que van desde llamadas de atención, penas pecuniarias y hasta suspensión de licencias.

La Red contra el Racismo sostiene que no se puede hablar de una Ley contra el Racismo sin analizar  la influencia  de los medios de comunicación en el avance y la difusión de esta lacra histórica en Bolivia como es el racismo.  

Los medios de comunicación no son instituciones neutrales, generan sentidos, visiones, opiniones, tienen intereses políticos y económicos y directa responsabilidad en   incitar o promover la erradicación del racismo;  por ejemplo, dar a actores racistas un peso, una visibilidad y una eficacia multiplicadora.

No puede haber libertad de expresión y de opinión para difundir ideas racistas que, según la Ley contra el Racismo, consiste en valorar  las diferencias étnicas y culturales de un grupo en perjuicio de otro para justificar agresiones  contra la dignidad de quienes presumen superioridad sobre otros que consideran y tratan como inferiores. No puede haber  libertad de opinión y de expresión irrestricta para vulnerar la dignidad de los otros.    

Los medios dicen que tienen mecanismos de auto-regulación pero ellos han fracasado, pues los medios que sistemáticamente promueven la violencia y el racismo contra el otro no han tenido ninguna sanción ni siquiera una llamada de atención.

En un  momento en que la Constitución Política del Estado se implementa mediante leyes que se reflejen en políticas públicas acordes con el nuevo Estado creemos que no puede ignorarse la necesidad de aprobar un proyecto de Ley contra el Racismo que promueva mecanismos para su prevención y sanción desde las diferentes entidades estatales y, también, desde las instituciones privadas, pues una ley no es un fin  en sí misma;  es un instrumento para promover cambios institucionales que generen condiciones que, a mediano y largo plazo, permitan alcanzar los objetivos de erradicar el racismo  y la discriminacióm y consolidar políticas públicas de protección y prevención.

Lea la Ley contra el Racismo en Bolivia de manera completa en este sitio:

http://cedoin-gtz.padep.org.bo/upload/ley-racismo-discriminacion.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada